Brasilia. El Banco Central de Brasil decretó hoy viernes la intervención del Banco BVA debido a que se ha comprometido su situación económica financiera y ante el incumplimiento de normas que disciplinan la actividad de la institución.

El BVA dejó de rendir balances este año e incumplió una promesa de capitalización por un monto de 300 millones de reales (unos US$150 millones) prevista en septiembre.

Dos agencias calificadoras, la estadunidense Moody's y la brasileña Austin Rating, redujeron en septiembre último en forma drástica la nota de crédito del BVA.

En una nota, la autoridad monetaria destacó que el BVA detiene "apenas" 0,17% de los activos del sistema financiero y 0,24% de los depósitos, con siete agencias localizadas en los estados de Río de Janeiro, Minas Gerais y Sao Paulo.

El Banco Central afirmó que está tomando todas las medidas disponibles para determinar las responsabilidades en los términos de sus competencias legales de supervisión del sistema financiero.

"El resultado de las investigaciones podrá llevar a la aplicación de medidas punitivas de carácter administrativo y a comunicaciones a las autoridades competentes, observadas las disposiciones legales aplicables", dijo.

"En los términos de la ley, quedan indisponibles los bienes de los controladores y de los ex administradores de la institución", advirtió la nota.

La intervención del BVA ocurre después de que el BC decretara el mes pasado la liquidación extrajudicial de los bancos Cruzeiro do Sul y Prosper debido a los abultados pasivos de ambas instituciones