Asunción. No solo el precio de la lechuga bajó en agosto, con una disminución de un 43,6%. También otras hortalizas como el locote, el repollo blanco, la zanahoria, la cebolla y el perejil, entre otros, redujeron sus precios, según el informe del Banco Central del Paraguay (BCP).

Mientras otros productos de la canasta familiar remarcaron sus precios, los de las hortalizas fueron cayendo en los últimos meses, de acuerdo al BCP.

El Ing. Gilberto González, titular de la Dirección de Comercialización del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), explicó que esta es la época en que habitualmente hay mayor cantidad de hortalizas en el mercado debido a la mejora climática y a la maduración de los productos.

“El precio del repollo baja porque es la época normal en que sale gran cantidad de este producto debido a que muchos productores de la zona de Coronel Oviedo y Caaguazú cultivan bastante y salen todos en esta época. Estamos trabajando para que extiendan su época de producción y no coincidan todos al mismo tiempo, pero eso se podrá lograr necesariamente con capacitación y un plan de producción en función al mercado”, indicó el ingeniero González.

Agregó que estadísticamente cada año se da esta disminución en los precios en estos meses. “El repollo se vende desde G. 15.000 hasta G. 25.000 la caja de 12 kilos. Pero normalmente llega a G. 40.000 la caja cuando están niveladas la demanda y la oferta”, expresó.

En tanto que el locote se está vendiendo a los supermercados a G. 4.000 el kilo. Pero en febrero, marzo y abril, el precio ascendió incluso a G. 11.000 el kilo.

“En Concepción, los intermediarios están pagando a G. 2.000 el kilo en finca, pero contactamos con los supermercados para conseguirles mejores precios a los productores y acordamos hasta G. 4.500 el kilo”, contó el director de Comercialización del MAG.

De acuerdo a los informes técnicos que maneja el MAG, la próxima semana ingresará al mercado buena cantidad de tomate, que hasta ahora sigue de G. 80.000 a G. 110.000 la caja de 18 kg. “Me gustaría que no baje a menos de G. 70.000 para que el productor pueda ganar bien, aunque vendiendo a G. 50.000 igual ganan los productores todavía y también los consumidores”, apuntó.