Shangahi. La oferta pública inicial de acciones récord del Agricultural Bank of China tuvo un decepcionante debut este jueves en Shanghái, resaltando los desafíos que enfrentan otros grandes bancos chinos que buscan atraer miles de millones de dólares de los inversores.

La salida a bolsa del AgBank, por un total de US$22.000 millones, completa su transformación de banco con insolvencia técnica en un gigante con activos por casi US$1,4 billones y una base de clientes de 320 millones, mayor que la población de Estados Unidos.

Sin embargo ocurre en un escenario que no es el ideal, con un mercado bursátil que ha sido el de peor desempeño en todo el mundo después de Grecia, dudas sobre el crecimiento económico, y bancos rivales volviendo a los mercados de capital para engrosar sus arcas tras un auge del crédito el año pasado.

"Hay mucha presión por una toma de beneficios de parte de los inversores, que no son optimistas acerca de las perspectivas de largo plazo para la economía de China o para el sector bancario", dijo Liu Jun, analista de Changjiang Securities en Wuhan.

"El debut refleja las preocupaciones sobre un menor crecimiento y el aumento de los préstamos morosos en los bancos chinos, y la continua debilidad de la acción podría disparar una renovada caída en el mercado en general", agregó.

Los analistas encuestados por Reuters esperaban que la acción ganara alrededor de 5%. Las acciones que cotizan en Hong Kong saldrán al mercado el viernes y tendrían similares ganancias modestas.

"Aparentemente, los inversores piensan que la OPI de AgBank estuvo sobrevaluada, y la única razón por la que no está cayendo es que hay un cometido político para mantenerla por encima de su precio de salida", dijo Qiu Zhicheng, analista de Guosen Securities Co en Shanghái.