Shanghai. China Everbright Bank podría recaudar alrededor de US$7.000 millones mediante una venta de acciones en Hong Kong a sólo seis meses de su oferta pública en Shanghái, lo que abre el camino a que otros bancos menores vayan al mercado a buscar fondos.

Los bancos chinos están enfrentando tiempos difíciles porque Pekín ha estado restringiendo agresivamente la liquidez.

El viernes 18 de febrero del gobierno anunció una nueva subida en los requerimientos de reservas para enfriar su sobrecalentada economía y detener una inflación obstinadamente alta.

Las medidas y la posible desaceleración en la economía china podrían llevar a los bancos, especialmente a los de menor tamaño, a considerar recaudar más dinero en el mercado.

Everbright Bank ya había expresado sus intenciones de vender acciones tipo H, pero el plan anunciado el lunes pilló de sorpresa a muchos analistas, dado que se produce a sólo seis meses de su oferta pública inicial de US$3.000 millones en el mercado de Shanghai.

"Es antes de lo que se esperaba, Everbright Bank no debería estar falto de capital tras la OPI del año pasado", dijo Jin Lin, analista de Orient Securities Co.

"Es una decisión estratégica que abriría un nuevo canal de recaudación de capital para Everbright y que muestra que en el capital del sector bancario es rey. Más liquidez le permite a las compañías expandirse más rápido y hacer adquisiciones más fácilmente", agregó Lin.

El 2010, prestamistas chinos de mayor porte como Bank of China y China Construction Bank salieron al mercado a recaudar fondos para fortalecer sus hojas de balance, tras el exceso de créditos del 2009 incentivados por políticas oficiales.

Prestamistas de tamaño medio como China Merchants Bank y Shenzhen Development Bank, junto con una decena de bancos comerciales, también podrían querer recaudar más fondos, dijo el analista.