Zúrich. El banco Credit Suisse reportó una sorpresiva pérdida neta en el cuarto trimestre después de que asumió cargos por 1.000 millones de francos suizos (US$1.100 millones) para acelerar su reducción de costos y deshacerse de activos de riesgo para cumplir con normas de capital más estrictas.

"Nuestro rendimiento en el cuatro trimestre del 2011 fue decepcionante", dijo el presidente ejecutivo Brady Dougan.

"Refleja tanto las condiciones adversas del mercado durante el período y el impacto de las medidas que hemos tomado para adaptar rápidamente a nuestro negocio a un mercado en evolución y a requisitos de los reguladores", agregó.

Las acciones de Credit Suisse cayeron casi un 3% en las operaciones de este jueves.

Dougan dijo que el cargo de 981 millones de francos suizos se debió a la implementación acelerada de un plan de reducción de riesgo, medidas para salir de negocios no rentables y gastos debido a la rápida ejecución de programas de recorte de costos.

"Nosotros teníamos deseos de hacer esto y limpiar los escritorios en términos de las operaciones para el 2012", dijo el jefe de finanzas de Credit Suisse David Mathers a periodistas.

Credit Suisse sostuvo que comenzó el 2012 de buena manera, con señales alentadoras de una mayor actividad de clientes y el retorno subyacente de las acciones del banco cercano a su meta de un 15 por ciento, cuando se incluye el efecto de los programas de reducción de costos y riesgos.

El cargo llevó a Credit Suisse a una pérdida trimestral neta de 637 millones de francos, comparado con una estimación promedio de los analistas de un beneficio de 430 millones. Credit Suisse hará que sus accionistas compartan el costo y propuso reducir a cerca de la mitad su dividendo, a 0,75 francos suizos por acción, desde los 1.30 francos que entregó en 2010.

"Los ingresos incumplieron las metas en todas las divisiones claves principalmente debido a debilidad de las operaciones de ingreso fijo, los débiles márgenes y flujos de ingreso en administración de patrimonio, y mayores costos y provisiones especialmente en la banca de inversión", dijo Jon Peace, analista de Nomura.

Su rival UBS también reportó resultados decepcionantes anteriormente esta semana, reflejando un débil trimestre de Goldman Sachs, JPMorgan y Deutsche Bank.