Tras un año de su establecimiento, el Banco de Alimentos de Costa Rica ha donado más de 1100 toneladas de alimentos y productos de primera necesidad a más de 70 organizaciones de bien social.

La iniciativa del Banco de Alimentos está integrada por varias empresas y organizaciones del sector privado costarricense, que con sus donaciones satisfacen las necesidades de 12.500 personas de escasos recursos, a quienes suministran 600 mil raciones de alimentos cada mes.

El primer vicepresidente de Costa Rica, Alfio Piva, celebró el primer aniversario de esta iniciativa, en compañía del ministro de Bienestar Social y Familia, Fernando Marín y el representante de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), José Emilio Saudi.

Durante esta celebración, el vicepresidente destacó este esfuerzo del sector privado costarricense, que se convierte en un factor de solidaridad para complementar la lucha contra la pobreza.

"La creación de este Banco de Alimentos de Costa Rica constituye un ejemplo contundente que indiscutiblemente debe ser replicado en el mundo entero", manifestó Piva.

Entre las organizaciones beneficiadas con este programa se encuentran 38 comedores infantiles, 14 centro de rehabilitación para personas con problemas de adicción a las drogas y el alcohol, 7 hogares de adultos mayores y otros albergues y fundaciones que atienden a personas con capacidades especiales.

Como parte del reconocimiento al Banco de Alimentos, el gobierno costarricense firmó un decreto en que declara "de interés público" la actividad de esta organización, que ahora también cuenta el aval como "socio honorario" de la FAO.