Madrid. El banco resultante de la integración de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas de ahorros españolas reducirá su participación en Banco de Valencia para no tener que hacer una oferta por la totalidad de la entidad.

En un hecho relevante remitido al supervisor, el conglomerado de cajas dijo que su participación tras la integración ascendería a un 38,4% de Banco de Valencia, lo que obligaría a lanzar una oferta sobre la totalidad según la ley de opas vigente.

"Dicha reducción [de participación] se llevaría a cabo una vez analizadas las posibles alternativas con el objetivo de causar el menor impacto posible en el mercado", dijeron las cajas en sus comunicaciones a la CNMV.

Además, las cajas cederán a la nueva entidad creada tras la integración y denominada Banco Financiero y de Ahorros, los derechos en las empresas en las que participan cada una de las cajas pertenecientes al grupo.

Caja Madrid, Bancaja, Caja de Ávila, Caja Insular de Canarias, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja anunciaron el pasado junio su intención de integrarse mediante un instrumento conocido como Sistema Institucional de Protección, o SIP. A principios de diciembre aprobaron la creación de un banco conjunto.