El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES) aprobó este viernes una línea de crédito de 5.370 millones de reales (unos US$2.630 millones), con el fin de comenzar la construcción del tren de alta velocidad que unirá las ciudades de Río de Janeiro y Sao Paulo.

La línea de financiación, que tendrá un plazo de 30 años, costeará parte de la inversión total que alcanza 35.000 millones de reales (unos US$17.500 millones), según la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT).

De acuerdo con la información suministrada por la ANTT, los intereses serán 1% superiores a la tasa de tipos de largo plazo, que para el primer trimestre de este año ha sido fijada por el Banco Central en 5%.

El proyecto prevé la construcción de 511 kilómetros de vía que unirá las dos mayores ciudades del país y tendrá un ramal a Campinas, a 100 kilómetros de Sao Paulo.

Para septiembre próximo está prevista la primera etapa de la licitación, la cual consiste en la implantación de la señalización, electrificación, el material rodante y la operación del sistema.

La licitación, que ha sufrido varios atrasos, tendrá una segunda etapa.

Entre los interesados en participar se encuentran consorcios de España, Francia, Alemania, Japón y Corea del Sur.