El Banco de México mantuvo este viernes su tasa de interés interbancaria en un 4,5% al destacar la persistente debilidad del consumo local y la inversión e indicar que la inflación probablemente se mantendrá por debajo de las proyecciones en los próximos trimestres.

"Se estima que la inflación durante los próximos trimestres permanecerá por debajo del límite inferior del pronóstico del Banco de México, a pesar de que se espera que ésta muestre un incremento hacia finales del año", señaló el banco central en su comunicado mensual de política monetaria.

La actual proyección del Banco de México es que el índice de precios al consumidor terminará el año entre un 4,75% y un 5,25%, pese a que la tasa anual de inflación subió sólo un 3,68% a fines de agosto.

Ninguno de los 17 economistas encuestados esta semana por Dow Jones Newswires proyectó un cambio en la tasa de interés, la que se ha mantenido en un 4,5% desde julio de 2009.