Sao Paulo. El estatal Banco do Brasil SA, el mayor banco del país por activos, dijo este jueves que incumplió por escaso margen las previsiones para sus ganancias, luego de un aumento mayor a lo esperado de las provisiones por créditos incobrables en medio de la desaceleración económica.

El prestamista dijo que sus resultados se vieron afectados además por una caída inesperada de sus ingresos por comisiones, que opacó el declive de los gastos.

El banco brasileño apartó una suma récord de 5.990 millones de reales (US$1.980,6 millones) para cubrir préstamos incobrables de consumidores y particularmente del plano corporativo. Las moratorias subieron levemente en el trimestre debido a que la gerencia redobló sus esfuerzos por recuperar los créditos malos y reclasificar los préstamos más riesgosos.

La ganancia neta recurrente, una medida de rentabilidad antes de ítems únicos, sumó 3.025 millones de reales (US$995 millones) en los tres primeros meses del año, que se compara con una estimación promedio de 3.033 millones de reales (US$1.002 millones) arrojada por la mediana de las previsiones de analistas consultados en un sondeo de Reuters.

Los ejecutivos de la compañía tienen planes de discutir los resultados en una conferencia de prensa más tarde en el día.

Los desembolsos de créditos aumentaron a su ritmo más lento en un año, al subir 0,8% respecto al trimestre previo a 704.400 millones de reales (US$232.910 millones). La ganancia por intereses avanzó un 3,7%, un porcentaje menor a los pronósticos, lo que indica que el crecimiento provino de las alzas sostenidas en los costos de endeudamiento y del precio de pólizas de seguros, además de por más transacciones de valores financieros.

Los ingresos por comisiones, o los generados a partir de la venta de servicios financieros, cayeron sorpresivamente un 7,2%, mientras que las provisiones saltaron más de un 15% respecto a los tres meses anteriores.

Los gastos generales y administrativos se contrajeron un 5,4% en el trimestre, lo que mantuvo el crecimiento anualizado por debajo de la inflación.

Banco do Brasil proyectó que sus gastos subirán entre 5 y 8% este año.

El retorno recurrente sobre el capital, una medición seguida de cerca en torno a la rentabilidad de los bancos, alcanzó un 14,5% en el trimestre, por debajo de las estimaciones del 15,7% en un sondeo. La previsión del indicador, conocida como ROE, fluctúa entre 14 y 17% para el año.