Brasilia. Banco do Brasil, el mayor banco de Latinoamérica por activos, recortó su previsión de crecimiento del crédito de consumo para este año luego de que medidas del Banco Central restringieron el crédito más de lo pensado, dijo este jueves el presidente ejecutivo de la entidad.

El banco estatal prevé que los préstamos a los individuos subirán un 22% en el 2011, desde un 25% previo, debido a requerimientos de reservas más altos establecidos en diciembre que hacen más costoso para los bancos ofrecer préstamos automotores y otros tipos de crédito.

Los brasileños que acudieron en masa a las tiendas de electrodomésticos y a las concesionarias de vehículos en los últimos meses probablemente solicitarán menos crédito a partir de ahora, agregó Bendine.

"Los consumidores van a comportarse de manera diferente", afirmó a la prensa.

Las llamadas medidas macroprudenciales han penalizado los préstamos a largo plazo y tuvieron un amplio impacto sobre el mercado, "pero nada exagerado", añadió.

Como sus rivales del sector privado Itaú Unibanco y Banco Bradesco, Banco do Brasil probablemente registrará una desaceleración del crédito en diciembre.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central elevó la tasa de interés referencial, Selic, a un 11,25 por ciento desde un 10,75 por ciento el miércoles y señaló que habrá más incrementos, lo que podría reducir aún más el crecimiento del crédito.

El declive en el crédito al consumidor debería ser compensado por un aumento de préstamos a clientes corporativos, con un crecimiento total de la cartera de Banco do Brasil en ese segmento este año de entre un 17 y un 20 por ciento, sin cambios ante la meta previa, dijo Bendine.

Las firmas, especialmente las de pequeño y mediano tamaño, están solicitando más crédito para invertir en expansión de la producción, sostuvo.

Expansión en el exterior.
Banco do Brasil también espera cerrar "muy pronto" la adquisición de un pequeño banco estadounidense en la costa este, reveló Bendine.

La entidad ha estado planeando entrar a Estados Unidos por más de un año, evaluando a 17 candidatos diferentes para comprar.

Banco do Brasil ha reducido su búsqueda a tres blancos potenciales y escogerá a uno en una compra que espera completar en el primer trimestre del 2011.

"Lo que nos atrae es la licencia bancaria, la plataforma para servicios y tecnología que nos ofrece este banco", explicó Bendine, sin entregar mayores detalles.

"No estamos interesados en la base de clientes, sino en una estructura desde la que podamos expandirnos", manifestó.

Las acciones de Banco do Brasil perdían un 1,7 por ciento poco antes de media sesión, a 30,57 reales por unidad, en la Bolsa de Valores de Sao Paulo, cuyo principal indicador caía un 0,47 por ciento.