Río de Janeiro. El banco de fomento estatal brasileño ampliará su apoyo a los proyectos de energía solar y suspenderá los créditos que concedía a las plantas de generación eléctrica alimentadas con carbón y diésel, informó este lunes la entidad.

En un comunicado, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), el banco de fomento al desarrollo de Brasil, aseguró que la decisión pretende darle prioridad a los proyectos de energía solar, dentro de la nueva política lanzada por la directiva para financiar el sector eléctrico.

Con los cambios, el banco estatal pasa a exigir una mayor participación privada en el financiamiento de proyectos por la tasa de interés de largo plazo, definida por el Consejo Monetario Nacional (CMN) trimestralmente y que actualmente es del 7,5% anual, inferior a la tasa básica de interés, que está en el 14,25%.

El Bndes podrá financiar los proyectos de producción de energía solar con hasta el 80% del valor de la inversión necesaria, superando el 70% que financiaba actualmente, y fija en una participación mínima del 20% la que debe aportar el propio inversor.

Las nuevas condiciones de financiación a la energía son para aquellas empresas que se adjudiquen concesiones en las licitaciones de proyectos para producir energía de fuentes renovables que el gobierno realizará este mes y en diciembre.

La entidad aseguró que la nueva política está alineada con los compromisos asumidos por Brasil en el Acuerdo de París, suscrito en diciembre pasado y destinado a reducir las emisiones contaminantes de todo el mundo.