Banco G&T Continental, el segundo de la plaza guatemalteca por activos, continuará su proceso de expansión en Centroamérica con planes en El Salvador, Costa Rica y su ingreso a Honduras.

El gerente general de la firma, Flavio Montenegro, reveló en una entrevista con el periódico Siglo XXI que aumentará la capitalización de la filial del banco en El Salvador.

La matriz aportará unos US$12,8 millones durante el primer trimestre y otros US$5,1 millones antes de que finalice el semestre.

G&T inició las operaciones salvadoreñas en 2006. El año pasado, se posicionó en el octavo lugar, de 13 bancos, en el vecino país.

Cifras de la Superintendencia del Sistema Financiero de El Salvador (SSF) revelan que G&T Continental se agranda a doble dígito. A diciembre de 2011, reportó activos de US$347,6 millones, un crecimiento 38,2% en un sistema bancario que, en su conjunto, retrocedió -0,9%.

 Asimismo, la cartera de créditos bruta se abultó a US$212,9 millones, un 48,7% de variación con respecto a la de 2010, un ritmo notablemente superior al 3,7% del sector. 

La filial salvadoreña de G&T Continental finalizó el año con un índice de morosidad de 0,8%, el menor del sistema.

Este resultado mejoró con respecto al ejercicio precedente, cuando puntuó 1,52%. En la conversación con el matutino guatemalteco, Montenegro también reveló que aportarán el equivalente a casi US$9 millones en Costa Rica, para convertir en banco a la Financiera G&T Continental. 

Entre los intereses de corto plazo también está el deseo de ingresar a Honduras, un país al que ya se le adelantaron sus más cercanos competidores en Guatemala que son el Banco Industrial, con la adquisición de Banpaís en 2007, y Banrural, que ya recibió la autorización del regularo para iniciar operaciones este año.

“Estamos muy pendientes e interesados en llegar al mercado hondureño. Ese será el próximo paso a corto plazo para complementar más nuestros servicios”, dijo el directivo.

Montenegro se muestra satisfecho por los resultados que alcanzó el banco en Guatemala, sobre todo el 15% de crecimiento por activos. Sin embargo, aceptó que las elecciones presidenciales afectaron el dinamismo de las inversiones. 

El mayor reto para la corporación es mantener esta tendencia de crecimiento, tanto en los mercados internacionales como el local.