México DF. Banorte estaría cerca de consolidar su posición como el tercer mayor banco de México, de concretarse la posible compra del grupo financiero IXE, que cuenta con una base de clientes atractiva pero que podría tener deuda de riesgo oculta en el armario.

Un ejecutivo de Banorte confirmó el martes que los grupos están en pláticas.

Banorte, por activos y por cartera de crédito, ya es el tercer banco más grande de México, siguiendo al líder BBVA Bancomer, filial del español BBVA, y a Banamex, unidad local de Citigroup.

Analistas dijeron que las negociaciones podrían terminar en la compra de IXE por parte de Banorte, si este logra un descuento que contemple la exposición de IXE a ciertos créditos de alto riesgo.

"El mercado interpretó esto como un proceso en el que se pueden fusionar", dijo Rafael Escobar, analista de la correduría Vector en la Ciudad de México. "En nuestra opinión, es muy favorable (para Banorte)", agregó.

IXE es un banco boutique en México, que además cuenta con una correduría y una administradora de pensiones entre sus operaciones.

No se pudo contactar de inmediato a algún portavoz de IXE para comentar el asunto.

De hacerse de IXE, Banorte, el único de los bancos grandes locales aún en manos de mexicanos, incrementaría su cartera de crédito de 231,700 millones de pesos a unos 260,200 millones de pesos (US$20,860 millones), según cifras del reporte de agosto del regulador local del sector bancario.

Banorte, por activos y por cartera de crédito, ya es el tercer banco más grande de México, siguiendo al líder BBVA Bancomer, filial del español BBVA, y a Banamex, unidad local de Citigroup.

Analistas resaltan que IXE ha amasado un atractivo portafolios de tarjetas de crédito con clientes de altos ingresos, además de una buena base de clientes financieros y de negocios.

Cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) indican que la base de clientes de IXE ayudaría a Banorte a ganar territorio en en el campo de crédito empresarial, liderado por los rivales el español Santander e Inbursa, propiedad del magnate carlos Slim.

Sorpresas ocultas. Analistas del sector sostienen que un acuerdo ayudaría a las acciones de Banorte, mientras tanto sea capaz de lograr una rebaja que contemple las recientes pérdidas financieras de IXE.

Sin embargo, algunos especialistas consideran que quizás Banorte podría espantarse por la exposición a deuda de alto riesgo al revisar los libros de IXE, y que podrían preferir no hacer el trato.

"Hay que considerar el tipo de papel que está comprando", dijo un analista quien pidió el anonimato. "Al final, si el balance de IXE no se ve tan bien, se puede complicar un poco para Banorte", explicó.

El sistema bancario mexicano se vio poco afectado por la crisis financiera global, en comparación con los de Estados Unidos y Europa, principalmente por su enfoque en financiamiento tradicional.

No obstante, registró un deterioro en áreas como el crédito al consumo, luego de años de expansión, al tiempo que la economía de México resentía el desplome de la demanda de sus exportaciones en Estados Unidos.

Pero Banorte se ha recuperado, y reportó ganancias en el segundo trimestre del año, además de reducir su cartera vencida.

Para IXE la cosa resultó peor, reportando pérdidas, y según analistas el grupo podría haberse visto afectado por exposición a deuda de mayor riesgo.