Los precios mundiales de alimentos han continuado cayendo en los últimos meses, pero aún se mantienen muy altos y cerca de sus máximos históricos, informó este miércoles el Banco Mundial (BM).

En su informe trimestral de seguimiento del precio de alimentos, el BM indicó que los precios globales de alimentos siguieron bajando entre octubre de 2012 y febrero de 2013 debido a la menor demanda y las perspectivas de un mejor suministro de cultivos.

Según el informe, los precios internacionales del trigo cayeron un 11%, los del azúcar un 10% y los del maíz un 6% durante ese período.

Sin embargo, la institución con sede en Washington advirtió de que los precios globales de alimentos permanecen sólo un 9% por debajo de su récord histórico registrado en agosto de 2012, y agregó que el descenso en las reservas de cereales y la sequía continua en Argentina, Sudáfrica y Australia generan dudas en cuanto al suministro de alimentos en los próximos meses.

"Los precios del petróleo han estado aumentando durante tres meses consecutivos, alcanzando su nivel más alto en febrero desde abril de 2012", indicó.

Unos precios de alimentos persistentemente altos y volátiles no sólo tienen impacto sobre las condiciones del hambre y la desnutrición, sino también sobre la obesidad, que podría incrementar en el contexto de los altos precios, ya que la gente opta por alimentos baratos y menos nutritivos para alimentar a sus familias, destacó el BM.