Quito.- El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial (BM) aprobó un financiamiento adicional de US$230 millones para el proyecto Primera Línea del Metro de Quito, que se suma al  financiamiento inicial de US$205 millones aprobado en 2013.

Estos nuevos recursos contribuirán, conjuntamente con otros multilaterales, al cierre de la brecha de financiamiento de esta gran obra de infraestructura. Además, fortalecerá la implementación del sistema integrado de transporte.

El proyecto Primera Línea del Metro de Quito tiene como objetivo mejorar la movilidad en la ciudad y se convertirá en la columna vertebral de un sistema integrado de transporte, tendrá una extensión de 23 kilómetros y cruzará la ciudad desde la estación de El Labrador hasta la estación de Quitumbe.

El diseño prevé 15 estaciones y 18 trenes eléctricos con seis cabinas cada uno, con una capacidad de 1.200 pasajeros en cada tren.  Se estima que transportará cerca de 400 mil personas cada día.

“Uno de los principales objetivos del Gobierno Nacional es mejorar el bienestar de los ecuatorianos y estos recursos estarán destinados para aquello”, dijo el ministro de Economía y Finanzas de Ecuador, Richard Martínez.

El Director Regional del Banco Mundial para los países andinos, Alberto Rodríguez, señaló que “este financiamiento adicional refleja el compromiso tanto del Gobierno como del Banco Mundial en invertir en un proyecto de transporte que transformará a Quito, con gran repercusión en la calidad de vida de sus ciudadanos.” 

El Metro reducirá el tiempo de viaje, disminuirá costos operativos del servicio de transporte, mejorará la conectividad, la seguridad y la comodidad en relación con el sistema actual, al tiempo que reducirá las emisiones de contaminantes y gases de efecto invernadero en la ciudad.

El Alcalde de Quito, Mauricio Rodas, expresó satisfacción por el crédito otorgado por el organismo multilateral, ya que demuestra la confianza de los bancos multilaterales por la forma en que se está manejando el proyecto Metro de Quito. 

“Este proyecto es un ejemplo no solo en el cumplimiento de los cronogramas, sino además en los presupuestos previstos, algo poco común en obras de esta envergadura y complejidad”, indicó Rodas.

Actualmente, la obra tiene un avance mayor a 60%, está previsto que concluya en el primer semestre del 2019 y empiece a operar en el segundo semestre de ese mismo año.  

La fecha de cierre del proyecto es diciembre del 2020, el crédito es a 20 años con 10 años de período de gracia.