Washington. El Banco Mundial anunció este martes un nuevo instrumento de gestión del riesgo de US$4000 millones que suministrará  a los agricultores, productores de alimentos y consumidores de los países en desarrollo para hacer frente a la inestabilidad y volatilidad de los precios de los alimentos. 

El monto también protegerá a los compradores de las alzas de productos básicos, como granos, azúcar, cacao, leche, ganado, entre otros.

“Con esta nueva herramienta podemos ayudar a los agricultores, productores de alimentos y consumidores a resguardarse de las fluctuaciones de precios, fortalecer su posición crediticia y ampliar su acceso al financiamiento”, dijo Robert B. Zoellick, presidente del Grupo del Banco Mundial a través de un comunicado de la organización.

Para la implementación, el IFC, institución miembro del Grupo del Banco Mundial dedicada al sector privado, pondrá en marcha este producto de gestión del riesgo de los precios agropecuarios junto con J.P. Morgan.

Dado que la exposición vinculada a las operaciones de gestión del riesgo suele ser menor que el monto principal de las coberturas que se ponen a disposición de los clientes, la suma de esas exposiciones deberían permitir a J.P. Morgan ofrecer a los productores y compradores de productos agropecuarios de los mercados emergentes hasta US4000 millones para protegerse de la variabilidad de los precios.

El fondo será clave para esta semana en la que los ministros de agricultura de los G20 discutirán los mecanismos financieros y las soluciones para la crisis alimentaria.