Lima. Con el propósito de hacer de la pesca industrial y artesanal del Perú una actividad más sostenible y aumentar la productividad y la diversidad en la acuicultura, el directorio ejecutivo del Banco Mundial aprobó un préstamo de 40 millones de dólares.

A través del Programa Nacional para la Innovación de la Pesca y la Acuicultura, la financiación buscará mejorar las cadenas de valor de la pesca y la acuicultura peruanas y promover menor dependencia de la pesca de captura.

El Perú se encuentra entre los principales productores de pesca en el mundo gracias a su ubicación geográfica que le permite capturar cerca del 20 por ciento de la captura mundial de peces, principalmente especies pequeñas como la anchoveta.

Dicha pesca es de vital importancia para la economía nacional, representando en la última década un promedio del 7% del total de exportaciones del país.

El segundo objetivo es expandir el sector acuícola marino y de agua dulce al promover la inversión a través de las cadenas de valor de manera que incremente los ingresos, genere empleo y mejore la nutrición de la población, especialmente la de más bajos recursos.

Este proyecto está alineado con los dos grandes objetivos paralelos del Gobierno del Perú. El primero es desarrollar el sector pesquero y de acuicultura al reorientar la estrategia de explotación de pesca marina hacia el aumento relativo de otras especies que no sean anchoveta, mientras se garantiza la sostenibilidad de la masa biológica marina.

El segundo objetivo es expandir el sector acuícola marino y de agua dulce al promover la inversión a través de las cadenas de valor de manera que incremente los ingresos, genere empleo y mejore la nutrición de la población, especialmente la de más bajos recursos.

“Este programa contribuirá a promover la innovación y la sostenibilidad del sistema pesquero y acuícola en el Perú, apoyará los esfuerzos del Gobierno para impulsar el desarrollo del sector, lo que generará más empleo, ingresos económicos y opciones de alimentación para una gran parte de la población”, dijo el director del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela, Alberto Rodríguez.

El proyecto beneficiará de manera directa a más de 12,000 personas, grupos de productores y empresas artesanales involucradas en la pesca y acuicultura, procesamiento y distribución de especies acuáticas.

Igualmente, trabajará con cerca de 10,000 instituciones, organizaciones no gubernamentales, asociaciones comunitarias, agencias gubernamentales e internacionales que desarrollan actividades de innovación en el área pesquera.

Al aumentar la competitividad y sostenibilidad del sector, el proyecto busca reducir la pobreza extrema proporcionando nuevas fuentes de empleo e ingresos para los pescadores de bajos recursos y los productores de acuicultura.

También busca fortalecer la gobernanza del sector mediante mejores sistemas de monitoreo y seguimiento, así como mayores capacidades analíticas para la formulación de políticas.

El proyecto tiene cuatro componentes: la promoción de la innovación en los subsectores de pesca y acuícola; el fortalecimiento del Sistema Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura; las políticas para mejorar la gobernanza de la pesca y la acuicultura, y el fortalecimiento de la capacidad institucional y organizativa del Viceministerio de Pesca y Acuicultura dentro del Ministerio de Producción (Produce).

El costo total del programa asciende a 120.90 millones de dólares, de los cuales el Ministerio de Economía y Finanzas aportará 80.90 millones de dólares.

El cierre del proyecto está previsto para el año 2022 y el préstamo es reembolsable en un plazo de nueve años y medio, incluyendo un periodo de gracia de cinco años y medio.