Quito. El ecuatoriano Banco Pichincha pedirá a las autoridades que revoquen una sanción que le fue impuesta por retrasarse seis días en la entrega de una información, indicó este lunes la entidad financiera en un comunicado.

La Superintendencia de Control del Poder de Mercado impuso el pasado 12 de febrero al banco una multa de US$21.240 por el retraso, pero la entidad asegura que fue involuntario y que la información fue finalmente entregada.

También argumenta que el artículo de la ley por el que se impone la multa sanciona la entrega de información incorrecta o incompleta, "cosa que no ha ocurrido", y que los funcionarios de la Superintendencia aceptaron las explicaciones que se les dieron verbalmente sobre la demora en una reunión celebrada el 6 de febrero último.

La institución, uno de los principales bancos de Ecuador, que opera también en España, señala que la demora no ocasionó perjuicios y recuerda que siempre ha cumplido con todos los requerimientos de la entidad de control.