A finales del año pasado el banco español Sabadell anunció su llegada al mercado colombiano con la apertura de oficinas de representación y un ambicioso plan de expansión que contemplaría en primera instancia la banca empresarial y posteriormente la de personas, con el fin de ser más competitivo frente a las entidades que ya operan en el país.

Fuentes cercanas al banco en Colombia han confirmado que la entidad catalana ya ha empezado a organizar su equipo de trabajo y estaría reclutando a varios ejecutivos de otras entidades para que engrosen sus filas y poder entrar en acción en este segundo semestre. Desde la gerencia principal ya le han confiado la dirección de la oficina local a Víctor Leaño, un español que lleva 15 años trabajando en el banco desde Barcelona y que ahora tomará a Bogotá como su nueva casa.

El colombiano Jaime Gilinski es el primer accionista individual de Sabadell desde septiembre de 2013, con una participación del 7,5%, y estaría detrás de la expansión de la firma en la región teniendo en cuenta que su banco, el GNB Sudameris, con más de 90 años en el país, ya tiene presencia en Perú y Paraguay con la compra del HSBC en estos mercados. Los ejecutivos que estarían contratando para Colombia tendrían el visto bueno del banquero.

“La llegada de este banco no es necesariamente la presencia de un banco internacional en Colombia sino más bien la reafirmación de la presencia de un colombiano en el mercado local, es decir, el retorno del hijo pródigo (Jaime Gilinski) al país, porque él tuvo algún desarrollo en el sistema financiero local y por unos problemas con el Grupo Bancolombia salió y empezó a hacer carrera en Europa y ahora está de regreso”, dijo Daniel Castellanos, experto de la banca local y actual gerente de Cifras y Conceptos.

Para María Mercedes Cuéllar, expresidenta de Asobancaria, es posible que la llegada de Sabadell dinamice el mercado y complemente la relación comercial con España. “Hemos visto en los últimos años una gran expansión de la banca colombiana en el exterior y la llegada también de bancos al país, sobre todo de Brasil y Chile, pero el arribo de otro europeo a Colombia le puede agregar dinamismo al mercado y ayuda a mejoran las relaciones comerciales con Europa”, dijo al resaltar que en Colombia ya operan españoles como el BBVA y el Santander.

El banco español no tendrá un camino despejado para crecer en Colombia y, según Castellanos, aunque a los extranjeros les resulta atractivo invertir en el país, el sector financiero es uno de los más competidos.

De acuerdo con la ficha comercial de Sabadell para Colombia, uno de sus objetivos es financiar exportaciones de maquinaria, bienes de equipo y plantas industriales, y apoyar proyectos y servicios técnicos. De igual manera han revelado un interés desde España en hacer parte de la financiación de las obras de infraestructura que adelanta el Gobierno con entidades privadas.

Al revisar las cifras del banco Sabadell, resaltan sus activos que al cierre del primer semestre de este año llegan a 203.959,4 millones de euros, algo así como $626 billones, después de haber adquirido el británico TSB Banking Group. En Colombia los activos más altos son liderados por Bancolombia, que a mayo pasado lle garon a $103,4 billones, y si se suman los activos de los bancos que conforman el Grupo Aval (Bogotá, Occidente, Popular y AV Villas) llegan a $131,4 billones. Habrá que esperar con cuánto capital comienza la entidad en el país, aunque su respaldo internacional le puede dar fortaleza operativa.

El banco español no tendrá un camino despejado para crecer en Colombia y, según Castellanos, aunque a los extranjeros les resulta atractivo invertir en el país, el sector financiero es uno de los más competidos. “Los bancos internacionales pueden ingresar de manera no orgánica a nuestro mercado, es decir, comprando un banco ya establecido, y empezar a administrar a unos clientes concretos o también de manera orgánica, que es poner sus propias oficinas y crecer paulatinamente. Este último es el más difícil de los dos porque se dificulta conseguir nuevos usuarios en un mercado donde hay jugadores grandes”.

Si analizamos la banca personal, Colombia cuenta con un déficit de inclusión, y así lo ha reconocido el Gobierno, porque, según sus cuentas, no más del 53% de los adultos usan un producto financiero, revelando un potencial para las entidades que quieran entrar en el segmento.