Madrid. El Banco de Santander se unirá con la segunda entidad bancaria de China, el Banco de Construcción de China (CCB), para ingresar al mercado asiático y operar con un centenar de sucursales en zonas rurales.

La inversión tendrá un costo de US$530 millones durante el primer año y de US$380 millones durante su segundo año de operaciones.

El CCB tendrá el control mayoritario de la sociedad con el 80,1% de la participación, mientras que el Santander tendrá el 19,9% restante, ya que es el porcentaje máximo permitido de inversión extranjera en la banca china.

La entidad española cuenta con oficinas de representación en el país, pero será la primera vez que podrá realizar operaciones directas.

La asociación fue presentada a las autoridades chinas y actualmente está siendo estudiada por los órganos reguladores, consignó RTVE.

La zona en que se emplazarán las sucursales tienen un gran potencial, ya que es un mercado sólo controlado por el Banco Agrícola de China, con un  mercado conformado por 700 millones de habitantes.