Campinas. El banco Santander Brasil inauguró este lunes en la ciudad brasileña de Campinas, a unos 100 kilómetros de Sao Paulo, su primer gran centro de procesamiento de datos en Sudamérica con una inversión de 1.100 millones de reales (unos US$493,2 millones).

En el acto de inauguración, en el que participaron autoridades regionales y municipales, el presidente del Santander Brasil, Jesús Zabalza, destacó que la apertura del Data Center Campinas "es un marco más" en la historia del grupo bancario español en el país.

Zabalza recordó que desde su llegada a Brasil, en 1982, el grupo Santander ha invertido unos US$30.000 millones, que han situado al banco en los últimos quince años como el tercer mayor banco privado del país.

"Este Data Center cumple los más exigentes criterios internacionales y reflejan la enorme confianza y el potencial del Santander en Brasil", subrayó el alto ejecutivo.

Para Zabalza, el Data Center de Campinas ofrece "las bases tecnológicas" para cumplir "un gran papel en la estrategia de crecimiento", por "las bases de infraestructura y tecnología necesarias" para "tener al cliente satisfecho y expandir la base comercial".

El nuevo centro exigió tres años de trabajo entre su planificación y ejecución; "triplica las instalaciones físicas para almacenamiento (5 millones de gigabytes); mejora los sistemas de vigilancia y otorga más espacio para ampliar los servidores", apuntó el ejecutivo.

Además, el centro recibió el certificado Tier IV, el primero en América Latina para un banco y que ponen al Data Center Campinas entre los doce del mundo que ya lo obtienen.

El Data Center Campinas cuenta con una subestación de energía con capacidad de generar 50.000 kilovatios, equivalente para dar electricidad a una ciudad de 200.000 habitantes, además de seis modernas salas de tecnología de la información.

El proyecto está en un terreno de 800.000 metros cuadrados y cada una de las dos centrales ocupan 12.000 metros cuadrados, mientras que una tercera unidad se encuentra en fase de expansión.

En total, el centro tiene 128.000 metros de cables de fibra óptica y una cerca de protección de 3,5 kilómetros de extensión, dotada de un moderno sistema de vigilancia y de sensores que ponen el proyecto en el nivel I de seguridad, según las normas internacionales.

El gobernador del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, resaltó durante su intervención las inversiones para la construcción y puesta en funcionamiento del centro y consideró que el Santander, "como uno de los grandes bancos del mundo", está "fortaleciendo" con este proyecto su presencia en Brasil.

Alckmin hizo referencia a los adelantos de Campinas en materia de investigación universitaria y desarrollo de infraestructura de transporte, como el recién modernizado aeropuerto de Viracopos, que permitió descongestionar los de Guarulhos y Congonhas, que operan para Sao Paulo, la capital regional.

Igualmente, el alcalde de Campinas, Jonas Donizette, agradeció la apuesta del Santander Brasil por invertir e instalar el moderno centro en la ciudad y destacó el "dinamismo" de la segunda metrópoli del estado de Sao Paulo en materia de cualificación profesional, como polo universitario de excelencia en el país suramericano.

Donizette recordó que el centro de Campinas será el primero en el país y en Sudamérica del Banco Santander, que se suman a los dos existentes en España, al del Reino Unido y al de México.