El consejero delegado de Banco Santander, Alfredo Sáenz, podría presentar un recurso frente a la sentencia que lo inhabilita para ejercer su profesión, dijo una fuente cercana a la situación.

Fuentes jurídicas dijeron a Efe este lunes que el Tribunal Supremo español ha decidido condenar a Sáenz a ocho meses de prisión y una pena de inhabilitación por intento de estafa procesal y acusación falsa contra unos deudores de Banco Español de Crédito SA, del que fue presidente tras la intervención en 1993.

La sentencia, que aún no ha sido redactada, se dará a conocer previsiblemente a finales de enero de este año, lo que obligaría a que Alfredo Sáenz cese de forma inmediata como consejero delegado del Santander.

De confirmarse esta sentencia, Sáenz la podría recurrir ante el Tribunal Constitucional, el más alto del país, añadió la fuente.