Hong Kong. Standard Chartered anunció el martes que eliminará 15.000 empleos y recaudará US$5.100 millones con la venta de nuevas acciones, como parte de los esfuerzos de su presidente ejecutivo por restaurar la rentabilidad en el banco afectado duramente por el enfriamiento de los mercados emergentes.

Los despidos representan un 17% de la fuerza laboral y están destinados a reducir US$2.900 millones en costos al 2018. Standard Chartered Plc también planea vender o reestructurar 100.000 millones de dólares en préstamos, en base ajustada al riesgo, o un tercio del total.

El presidente ejecutivo Bill Winters, un ex jefe del banco de inversión JPMorgan que tomó las riendas de Standard Chartered en junio, describió los planes como una "serie de acciones decisivas y agresivas" para apuntalar la compañía.

Las novedades sobre la reestructuración se dieron a conocer luego de que Standard Chartered -que centra su negocio en Asia- anunció una pérdida operativa de US$139 millones en el tercer trimestre, debido a crecientes costos regulatorios y a un aumento de los saneamientos de créditos dudosos en India.

Los ingresos se hundieron un 18% en base interanual.

Se trata de la quinta caída consecutiva en las ventas del grupo, golpeado por la ralentización económica en Asia, el crecimiento de las insolvencias y la evolución desfavorable de los tipos de cambio en la región frente al dólar. El banco obtiene más de dos tercios de sus utilidades en Asia.

Las acciones del grupo que cotizan en Londres retrocedían un 8,8% a 650 peniques a las 1200 GMT y eran lejos el mayor lastre para el índice bancario europeo. Los papeles de Standard Chartered han perdido un 31 por ciento en lo que va del año.