UBS enfrenta a una moderada pérdida de aproximadamente el 10% de los activos de sus clientes europeos por los acuerdos que Suiza está cerrando con sus vecinos para despejar el problema de cuentas bancarias secretas no gravadas.

El banco más grande de Suiza, que este martes confirmó ambiciosas metas de mediano plazo, dijo que están en riesgo cerca de 40.000 millones de francos suizos (US$41.640 millones) debido a cambios en la normativa fiscal.

UBS se enfrenta a demandas por los impuestos no abonados de sus clientes y a la posibilidad de que más clientes retiren el dinero de sus cuentas en el extranjero, tras los acuerdos del Gobierno con Gran Bretaña y Alemania para limpiar las cuentas no gravadas.

UBS dijo, en una presentación a inversores en Londres, que clientes de Austria, Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia, ya habían retirado 20.000 millones de francos suizos (US$21.000 millones) de cuentas fuera de sus países durante los últimos 12 meses.

"Creemos que entre 15.000 (millones) y 40.000 millones (de francos) están aún en riesgo como resultado de los cambios en la normativa fiscal", dijo Juerg Zeltner, a cargo de administración de patrimonios en UBS.

El banco tenía a fines de septiembre 320.000 millones de activos de clientes invertidos en Europa, añadió.

Enfadados por el uso de las cuentas secretas suizas para eludir impuestos, los vecinos de Suiza intentaron romper el secreto bancario adquiriendo datos robados de los clientes, lo que empeoró las relaciones.

"La cifra en riesgo de 40.000 millones de francos representa tan solo un 5 por ciento del total de activos bajo administración y es la clase de cifra que ellos estaban perdiendo por trimestre en el 2008 y pudieron fácilmente sobrevivir con tal pérdida", dijo el analista de Helvea, Peter Thorne.

UBS sigue en camino de lograr su ganancia anual antes de impuestos de 15.000 millones de francos, como máximo, para el 2014, dijo el banco, a pesar de una impresionante pérdida en banca de inversión durante el tercer trimestre.