"Efectivamente hay algunos temas que pesan sobre la economía; unos son globales como [la caída] de los precios de petróleo. con impacto especialmente en Colombia, y la volatilidad de los mercados, que es un desafío para todo el mundo", explica Carlos Raúl Yepes, presidente de Bancolombia.

Yepes llegó al banco a los 28 años, en 1994, un año antes del debut de sus acciones en Wall Street, en un ambiente parecido al actual. Por ese entonces la economía colombiana se estaba desacelerando y bastante: las proyecciones de crecimiento rondaban un magro 2,1% para 1995.

En estos veinte años Yepes, un abogado de Medellín, ha mantenido un alto nivel de optimismo frente a los desafíos de su gestión, que hoy se presentan como una caída en los precios de petróleo y depreciación de las monedas latinoamericanas.

"Por supuesto, se ve el ecosistema petrolero con algunas dificultades, pero también vemos muchas oportunidades", explica Yepes, citando los proyectos gubernamentales de vivienda, que se siguen ejecutando "como locomotora", y las concesiones de infraestructura de cuarta generación, que están programados para fin de año.

Todo ello son buenas noticias para una empresa financiera, y para Colombia en general. Según las últimas cifras de la comisionista de bolsa, Davivienda Corredores, los holdings y financieras representan 57% del ColCap, uno de los principales índices bursátiles de Colombia. El sector petrolero, entre tanto, ha bajado su participación a un 12%.

"Sí [es cierto que] nosotros en el sector financiero vamos creciendo. De hecho, en el último año la cartera de Bancolombia creció 22%", afirma Yepes, reconociendo que este año habrá una desacelreación. “Este año vamos con un comportamiento mejor al esperado; estamos previendo que la cartera del Grupo Bancolombia, al final del año esté creciendo entre 10% y 12%”.

Números más o números menos, es hora del balance para un grupo que en dos décadas dio un salto de escala de lo local a lo regional. Un comunicado del Grupo afirma que el que era un 'banco de nicho' local, con activos por US$1.850 millones, pasó en estos 20 años a ser una organización financiera de alcance regional, con activos que sobrepasan los US$62.709 millones, presencia en diez países y una evidente fortaleza en mercados promisorios o de alto crecimiento, como El Salvador y Panamá.

Con cierta ironía, Yepes detalla que "son operaciones [en Centroamérica] que van incluso mejor que los países con una buena gestión y buen desempeño". El ejecutivo enfatiza la necesidad de acercarse a la gente, vinculando el barrio local con los centros financieros internacionales.

"En bancarización tenemos una estrategia clara: sabemos que falta un 30% del mercado en sumarse a nuestra banco", dice Yepes. "Somos uno de los únicos presentes en los 32 departamentos de Colombia y así, como en todos los países donde estamos, nos permite expandir nuestros corresponsales bancarios para llegar a donde la gente vive a su barrio. Hoy por hoy tenemos cerca de 5.000 corresponsales bancarios y esperamos cerrar el año con cerca de 6.000. Seguimos creciendo con las sucursales, que son muy importantes como canales".

Los títulos de Bancolombia en la Bolsa de Nueva York tienen un volumen diario de transacciones de US$20 millones, lo que significa que en un año se mueven US$5.000 millones. De ahí que para la administración sea tan relevante mantener un curso expansivo para el valor de la acción.

"La presencia en la Bolsa de Nueva York nos ha permitido una permanente comunicación con la comunidad inversionista internacional, nos ha generado el reto constante de compararnos con las mejores instituciones financieras del mundo, y tener los estándares de gobierno corporativo de compañías de talla mundial", concluye Yepes.