Hanghai/Hong Kong. Los bancos chinos, que anotaron ganancias récord en el primer trimestre ayudados por una escalada crediticia, afronta una desaceleración del negocio dado que Pekín busca enfriar los préstamos y evitar que la economía se sobrecaliente.

Industrial and Commercial Bank of China (ICBC) y Bank of Communications (BoCom), el primer y quinto mayor bancos de China, respectivamente, informaron el jueves la mejores ganancias trimestrales de su historia.

Bank of China, el cuarto mayor banco chino, también reportó un trimestre exitoso.

Los bancos chinos concedieron nuevos préstamos por un récord de 9,6 billones de yuanes (US$1,4 billón) en 2009, casi el doble que el monto del 2008, bajo el paquete de estímulos económicos de Pekín diseñado para alentar el consumo durante la crisis financiera global.

Las entidades continuaron el paso enérgico con 2,6 billones de yuanes en préstamos nuevos en el primer trimestre.

Cambio de escenario. Pero ese ritmo habría de desacelerarse en el año a medida que Pekín adopta medidas restrictivas para prevenir que la economía se sobrecaliente, lo que lleva a una creciente opinión de que el robusto crecimiento de ganancias de los bancos chinos estaría tocando su techo.

"El incremento de ganancias de los bancos chinos probablemente seguirá en el segundo trimestre cuando los márgenes financieros tocarán un techo", sostuvo Jin Lin, analista de Orient Securities en Shanghai.

"Las financieras chinas verán que el aumento de sus ganancias se aplana en el segundo semestre, dado que la expansión de préstamos se desacelerará y los márgenes se estabilizarán", añadió.

La economía de China creció un 11,9% en el primer trimestre, el ritmo más veloz desde 2007, lo que alimentaba las expectativas de un mayor ajuste monetario.