Para 2010, el sistema financiero reportó utilidades por 31.51 billones de pesos (US$16.594 millones), los cuales corresponden en 22.81 billones de pesos (poco más de US$12.000 millones) a los obtenidos por los recursos administrados y 8.70 billones de pesos (US$4.581 millones) a las registradas por las entidades vigiladas, informó la Superintendencia Financiera.

Destaca el informe que este comportamiento obedece al comportamiento de las entidades de crédito que en 2010 registraron ganancias por 5.91 billones de pesos (US$3.112,3 millones).

Las ganancias de las entidades de crédito siguen siendo impulsadas principalmente por los ingresos que perciben a través de intereses, resalta el informe.

Precisa el estudio del organismo de control de las entidades financieras que 2010 se caracterizó por una importante reactivación del crédito. Al cierre del año, la cartera bruta ascendió a 175.90 billones de pesos, superior en 25.33 billones de pesos al registrado en diciembre de 2009. Este incremento es destacable si se compara con el aumento del saldo entre diciembre de 2008 y 2009, el cual fue de 3,40 billones de pesos, al pasar de 147,17 billones de pesos a 150,57 billones de pesos.

En términos absolutos y relativos, el incremento en el saldo de la cartera durante el último año obedece principalmente al dinamismo que mostraron las modalidades comercial y de consumo, explicó la Superintendencia Financiera.

El saldo de la cartera comercial inició un proceso de crecimiento sostenido desde comienzos de 2010, comportamiento acorde con los fundamentales de la economía, los cuales mostraron un importante dinamismo durante el año. Al respecto, se destacan los indicadores de producción industrial y de comercio al por menor.

A su vez, el crecimiento de la cartera de consumo empezó a repuntar desde noviembre de 2009. Durante 2010 este comportamiento fue consistente con la tendencia del consumo de los hogares, el cual registró un crecimiento nominal anual en el tercer trimestre de 2010 de 7.39%, cifra superior a la observada en el mismo periodo del año anterior (4.26%).

La cartera de vivienda presentó un marcado dinamismo entre agosto de 2009 y noviembre de 2010. Este comportamiento está explicado
principalmente por el beneficio de cobertura de tasas de interés adoptado por el gobierno en abril de 2009.

Dice el informe que las bajas tasas de interés y la inflación moderada han sido favorables para la dinámica de este portafolio. A pesar de lo anterior, entre noviembre y diciembre de 2010, el saldo de esta cartera se redujo en 2,15 billones de pesos al pasar de 13,41 billones de pesos a 11,25 billones, lo cual se explica por la realización de titularizaciones.