Madrid. Cinco cajas españolas han suspendido la prueba de resistencia llevada a cabo por el supervisor bancario europeo, mientras que todos los bancos han aprobado, según los resultados de las pruebas publicados el viernes.

De las 27 entidades españolas sometidas a examen, cinco cajas tendrían un déficit de capital en caso de un fuerte deterioro de la economía y de las condiciones crediticias del mercado.

Las cajas son la intervenida Cajasur, la caja Diada -que agrupa a Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa-, Unnim - que agrupa a Caixa Sabadell, Terrassa y Manlleu-, Espiga -que agrupa a Caja Duero y Caja España- y Banca Cívica -grupo procedente de la unión entre Caja Navarra, Caja Burgos y Caja Canarias-.

Todas ellas, a excepción de Banca Cívica, han recibido inyecciones de capital a través del fondo de rescate creado por el Ejecutivo, conocido como FROB, por un importe de unos 2.500 millones de euros, pero a tenor de los resultados de estas pruebas necesitarían capital adicional.

Las pruebas, llevadas a cabo por el Comité de Supervisores Bancarios Europeos, evaluaron los balances de las entidades, su cumplimiento de las normativas de capital y cómo les afectaría a los bancos su exposición a la deuda soberana de 30 países europeos bajo varios escenarios.

Los reguladores de la Unión Europea han aplicado sólo una medida de éxito o fracaso en las pruebas de solvencia a las que han sometido a 91 de los mayores bancos del continente: ser capaz de demostrar un ratio de capital Tier 1 del 6% en escenarios adversos.

El Tier 1 es la principal medida de suficiencia de capital de los bancos, que incluye el capital social, las participaciones preferentes y las reservas. A los bancos que cuyo Tier 1 quede por debajo del 6% en un escenario adverso se les pedirá que aumenten su capital.