Milán. La justicia italiana absolvió del caso Parmalat a los bancos Deutschebank, de Alemania, y a Morgan Stanley, Citigroup y Bank of America, de Estados Unidos.

La decisión de un tribunal de Milán, exonera a las entidades financieras del cargo de agiotaje, o especulación abusiva, durante la quiebra de la firma italiana.

Según las informaciones de RTVE, las entidades financieras se exponían a sanciones de US$171 millones.

Los fiscales italianos consideraban que los bancos habían sido cómplices del fraude al inducir al error a los inversores sobre la situación financiera de la empresa láctea.

El caso Parmalat fue el fraude empresarial más grande de la historia europea, con pérdidas de US$18.000 millones.

El dueño y fundador de Parmalat, Calisto Tanzi, fue condenado por la justicia en 2010 a una pena de 18 años de prisión, la que finalmente no fue aplicada debido a su avanzada edad.