Adoptar medidas que permitan a los bancos con operaciones en América Latina afrontar y manejar los efectos de eventuales crisis internacionales fue la gran conclusión de a la que llegó la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), que se reunió en Lima este 22 y 23 de enero.

La entidad, que reúne a 500 instituciones bancarias con presencia en América Latina y a banqueros de 13 países de la región, acordó analizar las diferentes fuentes de crisis y su impacto en las naciones de la zona, junto con trabajar en el desarrollo de relaciones de la región latinoamericana con los mercados de Asia y Europa, a fin de facilitar las transacciones financieras con dichos mercados.

Además, se propuso estrechar relaciones con las entidades supervisoras y socios estratégicos como la ASBA, Banco de Pagos Internacionales (BIS), Grupo de Acción Financiera (GAFI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de acuerdo a Andina.

También se busca fortalecer las relaciones con la Asociación de Bancos para las Finanzas y el Comercio (BAFT), Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FIM), Departamento del Tesoro del Estados Unidos, y asociaciones bancarias del referido país, Europa y Asia.