La advertencia del organismo que agrupa a los bancos latinoamericanos fue lanzada este fin de semana desde Panamá, donde Felaban celebra su Convención Anual y en la que participa como uno de sus gobernadores el titular del Banco Nación, Juan Carlos Fábrega.

De acuerdo con la federación bancaria, la aplicación de la nueva Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras (FATCA, por sus siglas en inglés), significaría la violación de los secretos bancario, bursátil y fiduciario, al tener que reportar el hallazgo de cuentas de ciudadanos o residentes estadounidenses en cada uno de los países de América latina.

La entidad expresó su preocupación por las posibles vulneraciones a los ordenamientos legales latinoamericanos que dispone esta nueva normativa, que fue promulgada por el Ejecutivo norteamericano en marzo de 2010 y que entrará en vigencia a partir de 2013.

La Felaban realizó esta exhortación a través de una carta en la que le sugirió al organismo norteamericano la revisión conjunta de algunas de las disposiciones antes de su reglamentación definitiva.

En este sentido, la misiva de la Federación destaca lo importante que resulta el derecho a la intimidad del que gozan tanto las personas físicas como las jurídicas.

Se alude de esta manera a la llamada autodeterminación informativa, como una extensión del derecho a la intimidad, que fue concebido en origen en interés de las personas individuales, para luego expandirse al derecho que ostentan las organizaciones integradas por grupos de individuos determinados que persiguen fines lícitos.

Felaban dice también en su carta que coincide con los objetivos generales de la FATCA en cuanto a prevenir la evasión tributaria, promover la transparencia financiera y el efecto que esto puede traer a los esfuerzos de prevención del lavado de activos.

Sin embargo, aunque sugiere que se evalúe la viabilidad de establecer vías de cooperación que logren resolver las necesidades para las cuales está diseñada la ley, sin transgredir las restricciones legales internas de cada país y las cargas que ésta tendría sobre el sector bancario latinoamericano.