Los bancos líderes de Centroamérica continuaron creciendo en 2010, a pesar del entorno desafiante que supone el fin de la crisis internacional y el inicio de la recuperación de las economías.

Los activos de los diez mayores bancos del istmo se incrementaron 13% el 2010, con respecto a 2009, muestra el ranking centroamericano de bancos elaborado por la revista El Economista de Centroamérica y cuyo análisis completo por país los puede encontrar en la actual edición.

Los activos bancarios del top diez sumaron US$58.649,2 millones, a diciembre de 2010, lo cual significa un aumento de US$6.790,8 millones con respecto al año precedente.

HSBC Panamá conservó indiscutiblemente el primer lugar por activos, con US$10.321,4 millones. Su más cercano competidor se encuentra en casa: el Banco General de Panamá, que logró US$8.280,6 millones.

Los panameños aumentaron su presencia en el pódium regional, ya que lograron colar un banco más: el Banco de Crédito del Perú (8° lugar).

Aún así, los canaleros no pudieron repetir el “hat-trick” del año pasado. El Banco Nacional de Costa Rica dio la sorpresa. Su incremento de activos de 18,4% le llevó del cuarto al tercer lugar, que ostentaba el Banco Nacional de Panamá.

De esta manera, el Banco Nacional de Panamá ocupó la cuarta casilla; seguido de Banco Industrial, de Guatemala, en la quinta posición; el Banco Latinoamericano de Comercio Exterior (Bladex), de Panamá, en la sexta, avanzó dos escaños; y el Banco de Costa Rica (BCR) se ubicó séptimo, un puesto menos que en el ranking 2009.

El Banco de Crédito del Perú, de Panamá, ingresó a la lista en el octavo lugar, mientras que el guatemalteco G&T Continental se aferró a la novena casilla. La banca salvadoreña tuvo presencia con Banco Agrícola que del séptimo pasó al décimo puesto.

Oportunidad. René Medrano, director senior de la calificadora de riesgo Fitch Centroamérica, sostiene que el 2010 significó, para la mayoría de sistemas bancarios, el inicio de la recuperación de la crisis.

“Siempre se ha dicho, y me parece que es verdad, que los sistemas bancarios reflejan el comportamiento de las economías. Los sistemas bancarios que mejor se han comportado se corresponden con aquellas economías que resistieron mejor la crisis”, analiza el especialista.

Las economías de Panamá y Guatemala, agrega, no dejaron de crecer en 2009, en la plena crisis mundial. Por el contrario, El Salvador fue el país con la economía más afectada, sobre todo por el golpe que le representó la disminución en las remesas familiares desde Estados Unidos.

El ansiado crédito está llegando con un poco más de decisión.

En Costa Rica, los préstamos aumentaron 17,8% el 2009, en el Centro Bancario Internacional de Panamá (CBI), subieron 17,4%, y Guatemala lo hizo en torno al 9,8%. Pero no todo fueron buenas noticias en la otorgamiento de créditos: El Salvador sufrió un retroceso por segundo año consecutivo, esta vez del -2,8%, y Nicaragua se echó para atrás en -1,5%.

Los principales bancos del istmo superaron óptimamente la crisis y afrontan el reto de financiar el desarrollo en 2011, con créditos al sector productivo y personales.