El sistema bancario hondureño no tiene planes de bajar las tasas de interés a los créditos.

Son varias las justificaciones que manejan los miembros de la banca privada en Honduras para mantener el nivel actual de las tasas de interés para los créditos.

Este jueves 6 de enero, en las instalaciones del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) sirvieron de sede para que los representantes de los bancos se reunieran y analizaran la situación económica que se registra en el país.

Robert Vinelli, empresario de la banca, aseguró que "la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) ha sido bien estricta en la normativa y eso crea que el costo de los créditos suba. Cuando se pueden bajar depende del comportamiento de la economía".

Los banqueros aducen que el costo del dinero sigue alto en Honduras, por lo que en el corto plazo no se vislumbra un cambio en los porcentajes de las tasas de interés, tanto pasivas como activas.

"Si evaluamos, los costos financieros no han bajado con la facilidad o velocidad que bajan otros insumos; el costo del dinero es alto, en este momento no se tiene la confianza para bajar las tasas de interés pasivas para que bajen las tasas activas", confirmó Vinelli.

Preocupación presidencial. El tema de los altos costos de los créditos en Honduras ha sido comentado por el presidente Porfirio Lobo Sosa e inclusive por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez, quienes han mencionado la urgente necesidad de readecuarlos con el objetivo de dinamizar la economía.

Ante estos comentarios, Vinelli expresó que no es vía decreto que se pueden reducir las tasas de interés en el sistema financiero nacional.

"La economía está respondiendo, pero los documentos que llevan los depósitos tienen plazos y no pueden hacerse de nuevo en un instante y no se puede hacer vía decreto", comentó el empresario de la banca.

Aunque no aseguran una pronta baja de interés, los banqueros ven con positivismo los buenos precios que se registran en la producción de café, azúcar y palma africana, entre otros productos.

El sistema financiero nacional cuenta con una cantidad superior a los 32,000 millones de lempiras (US$1.661 millones) en liquidez, pero aseguran que esta cantidad de recursos no es demandada por los inversionistas nacionales.