Para Leopoldo Castillo Bozo, presidente del banco Banvalor, los activos liquidables de esta institución respaldan las captaciones del público que registraba esta entidad al momento de su intervención, anunciada el 5 de enero de este año.

El banquero, en la actualidad fuera de Venezuela luego de ser acusado de cometer irregularidades administrativas en su grupo financiero, asegura que en bonos de deuda pública nacional Banvalor tiene Bs.F. 312,7 millones (US$72,7 millones). Castillo Bozo le suma a esta cantidad otros 19,5 millones (US$4,5 millones) que indica estaban en efectivo en el Banco Central de Venezuela (BCV).

"Queremos decirle y demostrarle a todos y cada uno de nuestros ahorristas que el dinero de sus depósitos existe, está disponible para honrar todos sus requerimientos". Leopoldo Castillo Bozo, presidente del banco Banvalor.

"Queremos decirle y demostrarle a todos y cada uno de nuestros ahorristas que el dinero de sus depósitos existe, está disponible para honrar todos sus requerimientos", cita un comunicado que firma Leopoldo Castillo Bozo y su hermano Gabriel, también accionista y directivo del banco, y que publicaron en diarios nacionales.

Sin embargo, el último balance que publicó la Superintendencia de Bancos (Sudeban) indica que la posición en títulos valores de Banvalor es mucho menor; de Bs.F. 18,4 millones (US$4,2 millones). Al igual que las disponibilidades, que las refleja en Bs.F. 26,3 millones (US$6,1 millones). Los hermanos Castillo Bozo no señalan en el comunicado que la situación de la entidad no ameritaba una intervención, pero indican que tal estado fue provocado por la Superintendencia de Seguros y la de Valores.

"Las causas de los presuntos problemas de este banco, que derivaron en la intervención, son consecuencia de la injusta arremetida a que fueron sometidas las principales empresas de nuestro grupo por parte, tanto de la Superintendencia de la Actividad Aseguradora, como de la Superintendencia de Valores" cita el aviso.

Y especifica que la responsabilidad es de los interventores de la aseguradora y de la casa de bolsa: "se dedicaron a paralizar las empresas", dice.

Los Castillo Bozo aseguran que aún restándole los pasivos que tenía el banco, los cuales según ellos son Bs.F. 294 millones (US$68,3 millones), quedaría un diferencial de activos liquidables de alrededor de Bs.F. 38 millones (US$8,8 millones); lo que "devela la injusticia cometida con el acto de intervención", dice el texto.