Sao Paulo. El presidente estadounidense, Barack Obama, planea ofrecer nuevo financiamiento para proyectos de infraestructura entre compañías de Estados Unidos y Brasil, cuando visite el país sudamericano en marzo de este año, dijeron a Reuters fuentes con conocimiento del tema.

El financiamiento, que equivaldría a cientos de millones de dólares o más anualmente, permitiría a las empresas estadounidenses tener un mayor rol en el próximo auge de la construcción en Brasil, que será sede del Mundial de Fútbol en el 2014 y de los Juegos Olímpicos dos años después.

Fuentes de ambos gobiernos precisaron que la propuesta también apunta a financiar emprendimientos conjuntos para construir obras en otros países, sobre todo en naciones de Africa, donde Brasil y Estados Unidos buscan reducir la influencia de las compañías chinas.

Conversaciones para el arreglo. Funcionarios brasileños y estadounidenses han estado discutiendo el arreglo durante meses, aunque aún deben resolver algunos temas legales y regulatorios.

Ambas partes esperan finalizar un acuerdo cuando Obama visite Brasil el 19 y 20 de marzo, dijeron a Reuters fuentes de ambos Gobiernos.

El poder del Eximbank es enorme: autorizó un récord de US$24.500 millones en préstamos, garantías y seguros en todo el mundo en su último año fiscal y se dirige a otro récord este año.

Las fuentes hablaron bajo condición de anonimato debido a que no están autorizadas a discutir lo que sería uno de los principales anuncios de política exterior del primer viaje de Obama a Brasil.

Factor Eximbank. El vehículo para el financiamiento sería el Banco Export-Import de Estados Unidos, o Eximbank, que ha visto su rol expandirse fuertemente en los dos últimos años en la medida en que el gobierno de Obama busca oportunidades de negocios para ayudar a reducir una tasa de desempleo de casi dos dígitos en casa.

El Eximbank busca que esté disponible una cantidad no especificada de financiamiento para compañías estadounidenses y subsidiarias estadounidenses de multinacionales para ayudar a construir carreteras y otros proyectos de infraestructura en Brasil, dijo el presidente del Eximbank, Fred P. Hochberg.

"Brasil es un lugar donde vemos una gran promesa, un montón de potencial para la cooperación", dijo a Reuters.

"La inversión en infraestructura (en mercados emergentes) está creciendo a un nivel que nunca hemos visto antes", agregó.

Acuerdo de "confinanciamiento". Los fondos para proyectos conjuntos entre Brasil y Estados Unidos en otros países serían otorgados a través de un acuerdo de "cofinanciamiento" entre el Eximbank y el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) de Brasil.

El Eximbank tiene acuerdos similares con bancos en Canadá, Alemania y otros países desarrollados, pero un acuerdo con Brasil sería su primera gran incursión de ese tipo en un mercado emergente.

El poder del Eximbank es enorme: autorizó un récord de US$24.500 millones en préstamos, garantías y seguros en todo el mundo en su último año fiscal y se dirige a otro récord este año, afirmó Hochberg.