Venice. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará el domingo el Golfo de México para impulsar los esfuerzos por revertir el derrame de millones de litros de petróleo de un pozo submarino dañado, mientras la enorme mancha de crudo se acerca a la costa estadounidense.

La visita, que según un funcionario de la Casa Blanca se realizaría este domingo en la mañana, destaca el apremio del mandatario en ser visto prestando atención a la limpieza y contención de uno de los peores derrames de crudo de la historia estadounidense.

No se entregaron de inmediato más detalles sobre la hora o el lugar exacto de la visita.

La extensa mancha de crudo ya alcanzó la costas de Luisiana, amenazando los criaderos de peces y camarones, además de los vulnerables manglares de la región habitados por diversas especies.

Alimentada con petróleo que brota de un pozo averiado en el Golfo de México, frente a Luisiana, la mancha de 208 por 112 kilómetros también pone en peligro los refugios de vida salvaje, la industria pesquera y las playas de cuatro estados desde el este de Luisiana hasta el noroeste de Florida.

La filtración, que siguió a la explosión y hundimiento de una torre de perforación la semana pasada, obligó a Obama a suspender planes políticamente delicados para expandir las perforaciones de crudo mar adentro.

Los proyectos habían sido develados el mes pasado, en parte para atraer el apoyo republicano a una legislación sobre cambio climático.

Dos plataformas de perforación en el Golfo de México detuvieron su producción de gas natural de 6,2 millones de pies cúbicos al día debido al gigantesco, informó el sábado al Servicio de Manejo de Minerales de Estados Unidos.

La agencia indicó que podría ordenar el cierre de otras plataformas por el riesgo de la filtración.