Londres. Barclays dio este jueves una muestra de confianza en sus resultados futuros al restablecer el pago de dividendos completos, pese a que un opaco desempeño de los ingresos, una reestructuración de costos y la reforma tributaria de Estados Unidos impactaron sus finanzas.

Las acciones del banco británico subieron un 4,6% a 211 peniques a las 0925 GMT y se ubicaron en lo más alto de la lista de alzas del índice europeo FTSE, después de que el prestamista reanudó el pago de un dividendo de 6,5 peniques por acción, que había sido recortado previamente a la mitad para generar fondos destinados a una reestructuración.

"Es nuestra firme intención en el tiempo devolver a una mayor proporción de nuestras ganancias a accionistas a través de dividendos anuales y otras vías", dijo el presidente ejecutivo de Barclays, Jes Staley, en una declaración.

Barclays reportó una ganancia antes de impuestos de 3.500 millones de libras (US$4.900 millones) en el 2017, por sobre los 3.200 millones de libras (US$4.466 millones) de hace un año, pero la cifra fue peor que el promedio de 4.700 millones (US$6.559 millones) estimado por analistas.

El grupo informó una pérdida atribuible de 1.900 millones de libras (US$2.651 millones) después de una amortización por impuestos en Estados Unidos de US$901 millones y una pérdida de 2.500 millones de libras (US$3.489 millones) en la venta de su unidad Barclays Africa.

Barclays ha sido sacudida por algunas preocupaciones sobre su Gobierno corporativo y conducta. El prestamista hizo una provisión adicional de 240 millones de libras relativa a supuestos manipulaciones en el mercado cambiario.

Sin embargo, no entregó nuevos detalles sobre una investigación de la autoridad de conducta financiera. Sí dijo que el supervisor había iniciado una pesquisa sobre los sistemas de control y gestión de clientes del banco en lo relacionado a préstamos dudosos. Aún no había una estimación del impacto financiero de esa nueva investigación.