Nueva York. El ritmo de la actividad empresarial en la región central de Estados Unidos se desaceleró modestamente en octubre, ante una decaída en los nuevos pedidos, según reporte divulgado este lunes.

La sede de Chicago del Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por sus siglas en inglés) advirtió que su índice bajó a 58,4 este mes frente a la lectura de 60,4 registrada en septiembre.

La caída superó los pronósticos de los economistas consultados por Reuters, que esperaban una caída a 59,0.

Una lectura por encima de los 50 puntos indica una expansión en la economía regional.

El índice se vio afectado por un descenso en el indicador de nuevos pedidos, que bajó a 61,3 desde 65,3 puntos, aunque el componente de empleo del indicador subió a 62,3 desde 60,6.

El sub-índice de órdenes retrasadas también subió a 51,2 desde 45,4.

El reporte dado a conocer un día antes del sondeo nacional del sector manufacturero del ISM, anuncia que se espera un mayor ritmo de crecimiento en el sector, que ya se aceleró este mes.

El crecimiento de las manufacturas se debilitó a raíz de los problemas en la cadena de abastecimiento y la titubeante confianza en la economía, aunque la actividad en Chicago ha tenido un mejor desempeño que otras regiones que se contrajeron en los últimos meses.

Los mercados financieros presentaron pocos cambios ante el dato y Wall Street caía tras cuatro semanas de alzas, mientras que una escalada del dólar afectaba a los precios de las materias primas.