Londres. El petróleo cortaba una racha de cinco caídas consecutivas y se situaba por encima de US$76 por barril el martes ante la firmeza de las bolsas y la debilidad del dólar, que se imponían a las preocupaciones sobre el ritmo de la recuperación económica global.

El crudo estadounidense para entrega en septiembre subía 91 céntavos a US$76,15, recuperándose del mínimo de un mes de US$74,86 alcanzado el lunes.
El nuevo contrato ICE Brent, para entrega en octubre, ganaba US$1,20 a US$76,82 por barril. El contrato de septiembre venció el lunes a US$74,85.

Después de tocar un máximo de tres meses de casi US$83 a comienzos de agosto, los precios descendieron en las dos últimas semanas hasta perder más 9% por las dudas sobre el ritmo de la recuperación global y el aumento de las reservas de combustible en Estados Unidos.

La demanda estadounidense de gasolina normalmente crece desde finales de mayo a principios de septiembre por un mayor uso de automóviles en el período de vacaciones. Sin embargo, las reservas se han incrementado este año durante ese lapso de tiempo.

"A medida que se llega a estas fechas, la temporada de mayor uso del automóvil va en descenso así que no veo una fuerte demanda de gasolina", dijo Peter McGuire, director gerente de CWA Global markets en Sidney.

Unas cifras decepcionantes de crecimiento económico de Japón y un flojo dato de manufactura en Estados Unidos pesaron en las cotizaciones.

Pero los operadores estarán pendientes el martes de los próximos indicadores de producción industrial, precios de producción y nueva construcción de viviendas en Estados Unidos para disponer de pistas sobre el estado de la recuperación.