La amenaza al suministro de petróleo de Irán y Kazajistán y una mejora de los datos económicos impulsaban un alza el martes en el valor del crudo, lo que contrarrestaba el efecto de las preocupaciones sobre la zona euro.

El crudo Brent aumentaba US$1,46, a US$105,10 por barril a las 10:04 GMT.

Sin embargo, en el mes sigue acumulando una caída de 5%.

En tanto, el petróleo estadounidense ascendía US$1,20 a US$95,08 por barril.

Cientos de trabajadores petroleros continuaron el lunes, por tercer día, una protesta en la capital de la región productora de crudo en el oeste de Kazajistán, tras la muerte de al menos 15 personas en los peores disturbios que sufre el país en décadas.

La producción petrolera de la nación se estima en alrededor de 1,6 millones de barriles por día, similar a la de Libia antes de la guerra civil.

También se renovaron las preocupaciones acerca del suministro de Irán, luego de que el país miembro de la OPEP dijo que la producción de crudo había bajado debido a la falta de inversión en los yacimientos, mientras la nación enfrenta duras sanciones occidentales por su programa nuclear.

"El riesgo iraní sigue siendo alcista y (el mercado) depende de cómo evolucione (Kazajistán), podría tener impacto en el suministro y sumarse a las otras cuestiones", dijo Olivier Jakob, analista de Petromatrix en Zug, Suiza.