Londres. El crudo Brent pasaba a la baja este viernes, llegando incluso al mínimo en seis semanas cercano a US$103 el barril, al disiparse un repunte inicial por las preocupaciones sobre el panorama de la economía y la demanda de petróleo.

Todos los mercados financieros en general caían. Las acciones europeas pasaron también a territorio negativo por el resurgimiento de los temores de que los bancos europeos asuman nuevas pérdidas debido a su exposición a la deuda griega. El euro devolvía las ganancias contra el dólar.

El petróleo Brent LCOc1 cedía US$1,42 a US$104,07 dólares a las 1140 GMT, tras negociarse incluso a US$103,45, el mínimo desde el 10 de agosto, más temprano en la jornada.

El petróleo estadounidense CLc1 bajaba US$2,0  a US$78,51.

"La situación de Europa se deteriora", dijo Rob Montefusco, un operador de Sucden Financial. "Es por las turbulencias del mercado, las acciones empezaron a bajar de nuevo, y el euro no se recupera".

El petróleo ha estado bajo presión los últimos días después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su previsión para el crecimiento global, seguido por la advertencia de la Reserva Federal estadounidense sobre "riesgos significativos a la baja" para la economía.

Este jueves, el Brent perdió US$4,87 para cerrar a US$105,49 por los temores de que la demanda caiga pues unos datos económicos débiles de China y Europa reforzaron el miedo a una recaída en la recesión.

El Brent ahora acumula una pérdida de casi 7% en la semana y un retroceso de casi 10% en el mes, dirigiéndose a su mayor declive mensual desde mayo.