Nueva York. Los futuros de crudo Brent y de Estados Unidos recortaron pérdidas el jueves por temores geopolíticos, luego de que testigos dijeron que la policía saudí disparó contra manifestantes en una provincia del este del país.

* Más temprano, los precios del crudo fueron presionados por la fortaleza del dólar, un inesperado déficit comercial de China y un aumento de las nuevas solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos, dijeron corredores y analistas.

* La protesta en una provincia productora de petróleo del principal miembro de la OPEP es la mayor señal del creciente descontento que existe en el mundo árabe, que alentó temores por las interrupciones de suministro de petróleo.

* "Los reportes de noticias de que la policía saudita disparó contra manifestantes elevó al crudo desde niveles mínimos", dijo Phil Flynn, analista de PFGBest Research en Chicago.

* En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el crudo para entrega en abril cayó US$1,68, o un 1,61%, para cerrar a US$102,70 por barril, en operaciones entre US$100,62 y US$105,06.

* El crudo Brent para abril en Londres bajó 51 centavos, a US$115,43 por barril, en negociaciones entre US$113,52 y US$116,55.

* En la protesta saudita, un testigo dijo a Reuters que la policía disparó bombas de estruendo para dispersar a la multitud de alrededor de 200 personas que pertenecían a una minoría chií.

* Mas temprano, reportes informaron que activistas convocaron protestas masivas sin precedentes en contra de la monarquía absoluta del reino el viernes.

* Las protestas también han sido planeadas en otros países del Golfo Pérsico como Yemen, Kuwait y Bahrein.

* Los precios del petróleo también fueron presionados más temprano por datos que mostraron que China, el segundo mayor importador mundial de petróleo, registró un sorpresivo déficit comercial en febrero de US$7.300 millones, el mayor en siete años, lo que alentó temores por el crecimiento económico global.

* Los nuevos pedidos de seguro de desempleo en Estados Unidos aumentaron la semana pasada y el déficit comercial de Estados Unidos se amplió en enero, pesando más en los precios del crudo estadounidense.