Londres.- Los precios del petróleo se derrumbaron este viernes a un mínimo de más de un año y estaban camino a cerrar con su mayor pérdida mensual desde fines del 2014, pese a las señales de que productores consideraron recortar la oferta en un intento por frenar el aumento del superávit global.

* Los suministros globales de crudo, impulsados por Estados Unidos, están aumentando más rápido que la demanda y para impedir una acumulación de combustible no utilizado como ocurrió en 2015, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) prevé comenzar a reducir la producción tras su reunión del 6 de diciembre.

* Pero las acciones de la OPEP no han logrado apuntalar los precios. El valor del barril ha caído en cerca de 20% en lo que va de noviembre y atraviesa por una racha de siete semanas de pérdidas.

* El crudo Brent llegó a perder hasta US$3,26, o un 5,2%, a US$59,34 el barril, su menor nivel desde octubre de 2017. A las 1340 GMT, el referencial cotizaba en cerca de US$59,60, un descenso intradía de US$3,00.

* En tanto, el crudo liviana de Estados Unidos perdió US$4,00, o un 7,3%, para tocar un mínimo en la sesión de US$50,63 el barril, también su menor nivel desde octubre de 2017.

* "La debilidad es la continuación del sentimiento bajista prevaleciente ayudado un poco por el dólar más fuerte", dijo Tamas Varga, analista de la corredora de Londres PVM Oil.

* La volatilidad está en su mayor nivel desde fin del 2016, ya que los inversores se apresuran a buscar activos de refugio ante eventuales nuevas bajas en el precio del barril. La volatilidad, una medida de la demanda por una opción en particular, ha saltado por encima del 60% para las opciones de venta a corto plazo, el doble de hace dos semanas.

* Los suministros mundiales de petróleo han aumentado este año. La Agencia Internacional de Energía (AIE) espera que el bombeo de países que no pertenecen a la OPEP suba este año 2,3 millones de barriles por día (bpd) y prevé que el 2019 la demanda mundial crezca a un ritmo de 1,3 millones de bpd.