Londres. El petróleo Brent se consolidaba este martes cerca de los US$112 por barril, dado que la preocupación de los inversores por el débil panorama de la demanda de combustible y el lento crecimiento económico global dejaba en un segundo plano el temor a posibles problemas en la oferta.

La actividad económica mundial se ha desacelerado este año, lo que ha producido una baja de la demanda por combustible en Asia, Europa y Estados Unidos, pero los inversores temen que la irrupción de problemas de oferta en Oriente Medio u otras regiones productoras pueda disparar un alza de los precios.

El crudo Brent para noviembre cedía 2 centavos, a US$112,17 por barril a las 13:35 GMT.

Los futuros de crudo estadounidense subían 14 centavos, a US$92,62.

La industria manufacturera estadounidense creció de forma inesperada en septiembre, pero las fábricas de la zona euro sufrieron su peor trimestre desde inicios del 2009 y China también perdió impulso.

La tensión entre Irán y Occidente es alta, en medio de acusaciones contra el programa nuclear iraní que han llevado a Estados Unidos y a Europa a imponer sanciones contra el país. Esto ha eliminado cerca de 1 millón de barriles diarios de petróleo iraní del mercado global.

Los inversores esperan la publicación en la jornada de cifras sobre el nivel de los inventarios petroleros. Un sondeo de Reuters sobre el informe del Instituto Americano del Petróleo apunta a que los inventarios de crudo hayan crecido en 1,5 millones de barriles la semana pasada.