Londres. Los precios del crudo se estabilizaban este jueves, pero es probable que sigan bajo presión por el aumento de la producción en Estados Unidos y la incertidumbre sobre el panorama del suministro antes de una reunión clave que mantendrán los mayores exportadores mundiales la próxima semana.

A las 1107 GMT, los futuros del crudo Brent perdían 1 centavo, a US$76,64 por barril, mientras que los del West Texas Intermediate estadounidense (WTI) subían 26 centavos, a US$66,9 por barril.

"En la reunión de la OPEP de la próxima semana, parece que Arabia Saudita planea hacer varias propuestas que buscarán aumentar la producción de una vez o de forma gradual en entre 500.000 y 1 millón de barriles por día (bpd)", dijeron analistas de Commerzbank en una nota.

"Irán ya ha dicho que se resistirá a estos intentos y culpa a Estados Unidos por el alza de precios. De acuerdo a fuentes cercanas a la OPEP, Venezuela e Irak tampoco están a favor de elevar la producción", agregaron.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo se reúne el 22 de junio en Viena para discutir su propia política de suministro. Al día siguiente se encontrarán con productores rivales como Rusia y Omán.

Durante el mes pasado, el precio del crudo marcó de manera sucesiva máximos y mínimos intradía más bajos, indicando que operadores e inversores no están muy confiados en el panorama del equilibrio oferta/demanda, sobre todo ante el fuerte aumento de la producción de crudo en Estados Unidos y las divisiones en el seno de la OPEP.

El bombeo de crudo en Estados Unidos ha trepado cerca de un 30% en los dos últimos años, hasta los 10,9 millones de bpd, aproximándose al mayor productor global, Rusia, que extrajo 11,1 millones de bpd en las dos primeras semanas de junio, y superando al mayor exportador, Arabia Saudita, que produjo algo más de 10 millones de bpd.

No obstante, el alza del bombeo se encontró con una fuerte demanda, que según los operadores evitó una mayor caída de los precios.