Nueva York. Los precios del petróleo subían este miércoles porque una desplome en los inventarios de crudo de Estados Unidos agudizó temores sobre el suministro ante la incertidumbre por las exportaciones libias, una interrupción en Canadá y la exigencia de Washington de que los importadores dejen de comprar crudo iraní desde noviembre.

A las 1635 GMT, los futuros del crudo en Estados Unidos ganaban US$2,28, o un 3,23%, a 72,83, máximo desde noviembre de 2014. El Brent subía US$1,55, o un 2,03%, a US$77,87 por barril.

Las existencias de crudo estadounidenses cayeron en casi 10 millones de barriles la semana pasada, su mayor descenso desde septiembre de 2016, mientras que los inventarios de gasolina y destilados subieron menos de lo previsto, informó la Administración de Información de Energía (EIA).

La planta de tratamiento de arenas bituminosas de Syncrude, Canadá, estaría paralizada durante julio por un corte de energía, por lo que se reduciría el flujo de crudo hacia el centro de distribución de Cushing, en Oklahoma.

La caída en las exportaciones canadienses ha contribuido a reducir suministros de crudo pesado en América del Norte y a una fuerte disminución de los inventarios de crudo en Estados Unidos, dijeron analistas.

Los mercados también estaban atentos al riesgo de interrupciones de suministro desde África y Oriente Medio. En Libia, una lucha de poder entre el Gobierno reconocido internacionalmente y rebeldes no ha dejado claro quién manejará las exportaciones petroleras del país.

El futuro de las exportaciones de petróleo de Irán también está en entredicho después de que Estados Unidos pidió a todos los países que dejen de importar crudo iraní a partir de noviembre, mientras el Gobierno del presidente Donald Trump intensifica su presión contra Teherán.