El alemán Grupo BASF establecerá en Panamá una planta de químicos para la construcción, atraída por la ampliación del Canal de Panamá y los más de US$$10 mil millones que invertirá el gobierno en obras de infraestructura.

Así lo dio a conocer el presidente del Grupo BASF de México, Centroamérica y el Caribe, Ralph Schweens al periódico Panamá América quien advirtió que la planta forma parte de las inversiones que harán este año en la región y que totalizan unos $50 millones.

La planta, construida sobre una superficie de 3.700 metros cuadrados en el Área Económica Especial Panamá Pacífico, producirá aditivos químicos que mejorarán las características de calidad y desempeño del cemento y del concreto, obteniendo una mayor durabilidad.

A escala regional, BASF emplea a unas 2.270 personas, cuenta con siete oficinas, ocho sitios de producción y seis bodegas con una capacidad instalada de 800 mil toneladas. Las ventas en la región, el año pasado totalizaron aproximadamente US$1.200 millones.