La farmacéutica alemana Bayer dijo que sus dos medicamentos más comercializados tenían un potencial máximo de ventas anual superior a un objetivo previo, en medio de críticas que apuntan a un potencial descuido de su negocio farmacológico tras el acuerdo para adquirir Monsanto.

Bayer espera ahora unas ventas máximas anuales de más de 5.000 millones de euros (US$5.600 millones) por la píldora para prevenir el derrame cerebral Xarelto, que vende conjuntamente con Johnson & Johnson. Una estimación previa situaba la cifra en alrededor de US$3.500 millones.

Para el medicamento oftalmológico Eylea, desarrollado conjuntamente con Regeneron, Bayer ahora ve un potencial de ventas máximo de más de 2.500 millones de euros, por encima de la estimación previa de al menos US$1.500 millones.

Apuntalada también por el medicamento contra el cáncer Xofigo y por el fármaco para la hipertensión pulmonar Adempas, la unidad de medicamentos con receta del grupo tiene como objetivo aumentar las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA), ajustadas por ítems especiales, a un rango de entre 32% y 34% de las ventas en el 2018, por encima del 30,1% del año pasado.

En tanto, la unidad de salud animal, más pequeña, también podría aumentar ligeramente los márgenes, dijo Bayer.

En la división de salud del consumidor, previamente impulsada por la adquisición de marcas de Merck & Co, la multinacional alemana ahora pronostica que sus ventas ajustadas por oscilaciones cambiarias crecerán entre 4 y 5 por ciento a fines de 2018 y un margen de EBITDA ajustado de alrededor del 25 por ciento, por encima del 24 por ciento de 2015.

Bayer ha "subestimado el riesgo país por la volatilidad de los mercados emergentes", dijo la compañía en las diapositivas de su presentación.