Fráncfort. Bayer planea vender su división de agricultura digital a la también alemana BASF como parte de las concesiones que ofreció para aliviar los problemas de competencia para concretar su compra de Monsanto.

Bayer, que sólo había arreglado previamente entregar una licencia a los competidores, dijo este miércoles que como parte de los cambios acordados con la Comisión Europea mantendrá una licencia para algunas aplicaciones de agricultura digital.

La agricultura digital -que combina sensores, software y máquinas de precisión- aún está en pañales, pero todos los grandes actores de la industria de semillas y pesticidas están desarrollando ofertas digitales.

Los cambios se desprenden de un principio de acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos para una aprobación antimonopolio, de la cual sólo quedan cerrar algunos detalles, dijo a Reuters una fuente con conocimiento del tema.

Bayer, que ya aseguró la aprobación con condiciones de las autoridades europeas, declinó comentar el miércoles qué regulador lo había impulsado a hacer los cambios y agregó que BASF sería el futuro comprador de todos los activos que estaba vendiendo.

El Wall Street Journal reportó a última hora del lunes que ya se había alcanzado un borrador de acuerdo con el Departamento de Justicia.

Bayer, que ya aseguró la aprobación con condiciones de las autoridades europeas, declinó comentar el miércoles qué regulador lo había impulsado a hacer los cambios y agregó que BASF sería el futuro comprador de todos los activos que estaba vendiendo.

En otro comunicado, la Comisión Europea dijo que había aprobado las modificaciones sobre los compromisos que hizo Bayer para lograr la aprobación de la compra de Monsanto.